PERSONAS, MATERIALES Y LUZ

En este contexto, nuestros actores más importantes son las personas y luego los materiales y la luz.  La arquitectura tiene una relación especial con la vida. La consideramos principalmente como un envoltorio y fondo para la vida que se desarrolla dentro y alrededor de ella, un contenedor sensible para el ritmo de pasos, para el desarrollo de la actividad, para el silencio del sueño. Una vez que sintonizamos los deseos y necesidades de las personas la luz es nuestra principal herramienta para la configuración del espacio que, en conjunción con los materiales y la técnica, permiten materializar la arquitectura.